Cuartos Limpios, Cuartos Frios, HVAC Industrial, Comercial

Cuartos Limpios, Ambientes libres de partículas en el aire

Cuartos Limpios

Para empezar, debemos decir que los cuartos limpios son ideales para el óptimo funcionamiento de los sectores médico, farmacéutico, electrónico y, por supuesto, alimenticio, ya que su principal objetivo es ofrecer habitaciones —de distintas dimensiones— esterilizadas y con altos niveles de desinfección en el ambiente.

Este tipo de instalaciones garantiza la calidad, frescura y sanidad, por mencionar algunas características, de los productos o servicios ofrecidos por estas industrias que en la mayoría de los casos incluyen hospitales, restaurantes y tiendas de conveniencia, por citar algunos ejemplos.

Otra función importante de dichos espacios es controlar factores alternos como lo son la temperatura, humedad, los patrones de flujo y la circulación del aire, así como la presión existente en el entorno.

Fuentes de partículas en los cuartos limpios 

Hasta la fecha, se ha comprobado que los contaminantes o partículas suspendidas que combaten los cuartos limpios se pueden agrupar en dos grandes categorías:

  • Por un lado, provienen de puertas, ventanas o huecos en los muros, piso y techo; por el otro, entran a través de los conductos del aire acondicionado, que es la principal fuente de partículas nocivas.

Este rubro también incluye al personal humano e instrumentos que tienen acceso constante al interior; es decir, que entran y salen del cuarto.

  • Internas: incluyen las instalaciones mismas (aparatos, tuberías, apagadores, picaportes, etcétera) y los productos almacenados que permanecen al interior durante largos periodos de tiempo.

En este caso, los especialistas en la materia deben asegurarse de que la maquinaria y equipo al interior no generen o aumenten los contaminantes presentes (como resultado de la fricción, descomposición o reacciones químicas).

Cuartos limpios   Cuartos limpios

Clasificación

La Organización Internacional de Normalización (ISO 14644), en colaboración con la United States Federal Standard 209E (FS 209), sostiene que a nivel mundial los cuartos limpios se clasifican de acuerdo con la pureza existente en el aire al interior.

Los organismos antes citados coinciden en que los filtros empleados más comunes en el ámbito internacional son los de alta eficiencia para partículas (HEPA) y los filtros de penetración de aire de súper baja (ULPA).

El sistema se elije con base en la cantidad de partículas existentes que se desee combatir, ya que el objetivo es eliminarlas y balancear el ambiente a fin de cumplir con los estándares mundiales ya establecidos.

En este sentido, las categorías más comunes son:

  • Convencional: también llamados “turbulentamente ventilados”, se distinguen del resto porque el aire purificado es esparcido por medio de difusores o filtros suspendidos firmemente en lo alto (de arriba hacia abajo).
  • Flujo unidireccional: se le conoce como “flujo laminar”. En éste el suministro recorre un circuito de filtros del alta eficiencia distribuidos en una misma dirección (están direccionados estratégicamente). Según las fuentes consultadas, se trata del tipo de cuarto limpio más riguroso y esterilizado; también es el de mayor demanda por parte de las distintas industrias.
  • Flujo mixto: de manera simultánea y combinada, utiliza los mismos principios de los dos cuartos limpios anteriores con resultados óptimos garantizados.
  • Micro-ambiente: recurre a un sistema de flujo de aire turbulento (no unidireccional, sino disperso) y flujo laminar (unidireccional). Requiere una adecuada planeación a fin de cubrir hasta el más mínimo espacio de la estancia.

Sin importar el esquema ideal para cada cuarto limpio, es necesario establecer que el aire empleado tiene dos propósitos; el primero es diluir o eliminar las concentraciones de partículas, y el segundo es lograr extraerlas de la atmósfera de forma definitiva. Al mismo tiempo, el objetivo del aire esterilizado introducido es evitar que las partículas se estanquen o acumulen y contaminen el entorno.

 

Los cuartos limpios satisfacen distintas necesidades

Los avances tecnológicos y técnicos permiten que hoy en día las características de los cuartos limpios sean flexibles y completamente modificables para extenderse, moverse o reducirse con facilidad. Tan es así que una subdivisión de éstos son los cuartos limpios de paredes blandas, y otra son los de paredes rígidas.

  • Paredes blandas (softwall) o modulares: destacan por ser una solución económica, portátil, expandible y sencilla de armar y desarmar. Todo sin sacrificar la efectividad final.
  • Paredes rígidas: claramente son más duraderos y confiables. Todos los componentes son ensamblados y probados en la fábrica antes de ser enviados al comprador, para comprobar su funcionamiento.

En cualquiera de los casos, la empresa interesada en adquirir alguno de éstos, debe considerar que los cuartos limpios deben funcionar correctamente 24 horas al día, los 365 días del año. Esta situación implica costos considerables de mantenimiento… hay que estar preparados para asumirlos de manera regular.

En nuestro país, los cuartos limpios son una industria en expansión y gran demanda que requiere forzosamente de la especialización de los involucrados —tanto en el montaje como en la operación— a fin de profesionalizar el ramo y garantizar el éxito de las firmas que los emplean en su cadena de valor y garantizar al comprador final productos de la más alta calidad.

Cuartos Limpios, Ambientes libres de partículas en el aire

Cuartos Limpios

Para empezar, debemos decir que los cuartos limpios son ideales para el óptimo funcionamiento de los sectores médico, farmacéutico, electrónico y, por supuesto, alimenticio, ya que su principal objetivo es ofrecer habitaciones —de distintas dimensiones— esterilizadas y con altos niveles de desinfección en el ambiente.

Este tipo de instalaciones garantiza la calidad, frescura y sanidad, por mencionar algunas características, de los productos o servicios ofrecidos por estas industrias que en la mayoría de los casos incluyen hospitales, restaurantes y tiendas de conveniencia, por citar algunos ejemplos.

Otra función importante de dichos espacios es controlar factores alternos como lo son la temperatura, humedad, los patrones de flujo y la circulación del aire, así como la presión existente en el entorno.

Fuentes de partículas en los cuartos limpios 

Hasta la fecha, se ha comprobado que los contaminantes o partículas suspendidas que combaten los cuartos limpios se pueden agrupar en dos grandes categorías:

  • Por un lado, provienen de puertas, ventanas o huecos en los muros, piso y techo; por el otro, entran a través de los conductos del aire acondicionado, que es la principal fuente de partículas nocivas.

Este rubro también incluye al personal humano e instrumentos que tienen acceso constante al interior; es decir, que entran y salen del cuarto.

  • Internas: incluyen las instalaciones mismas (aparatos, tuberías, apagadores, picaportes, etcétera) y los productos almacenados que permanecen al interior durante largos periodos de tiempo.

En este caso, los especialistas en la materia deben asegurarse de que la maquinaria y equipo al interior no generen o aumenten los contaminantes presentes (como resultado de la fricción, descomposición o reacciones químicas).

Cuartos limpios   Cuartos limpios

Clasificación

La Organización Internacional de Normalización (ISO 14644), en colaboración con la United States Federal Standard 209E (FS 209), sostiene que a nivel mundial los cuartos limpios se clasifican de acuerdo con la pureza existente en el aire al interior.

Los organismos antes citados coinciden en que los filtros empleados más comunes en el ámbito internacional son los de alta eficiencia para partículas (HEPA) y los filtros de penetración de aire de súper baja (ULPA).

El sistema se elije con base en la cantidad de partículas existentes que se desee combatir, ya que el objetivo es eliminarlas y balancear el ambiente a fin de cumplir con los estándares mundiales ya establecidos.

En este sentido, las categorías más comunes son:

  • Convencional: también llamados “turbulentamente ventilados”, se distinguen del resto porque el aire purificado es esparcido por medio de difusores o filtros suspendidos firmemente en lo alto (de arriba hacia abajo).
  • Flujo unidireccional: se le conoce como “flujo laminar”. En éste el suministro recorre un circuito de filtros del alta eficiencia distribuidos en una misma dirección (están direccionados estratégicamente). Según las fuentes consultadas, se trata del tipo de cuarto limpio más riguroso y esterilizado; también es el de mayor demanda por parte de las distintas industrias.
  • Flujo mixto: de manera simultánea y combinada, utiliza los mismos principios de los dos cuartos limpios anteriores con resultados óptimos garantizados.
  • Micro-ambiente: recurre a un sistema de flujo de aire turbulento (no unidireccional, sino disperso) y flujo laminar (unidireccional). Requiere una adecuada planeación a fin de cubrir hasta el más mínimo espacio de la estancia.

Sin importar el esquema ideal para cada cuarto limpio, es necesario establecer que el aire empleado tiene dos propósitos; el primero es diluir o eliminar las concentraciones de partículas, y el segundo es lograr extraerlas de la atmósfera de forma definitiva. Al mismo tiempo, el objetivo del aire esterilizado introducido es evitar que las partículas se estanquen o acumulen y contaminen el entorno.

 

Los cuartos limpios satisfacen distintas necesidades

Los avances tecnológicos y técnicos permiten que hoy en día las características de los cuartos limpios sean flexibles y completamente modificables para extenderse, moverse o reducirse con facilidad. Tan es así que una subdivisión de éstos son los cuartos limpios de paredes blandas, y otra son los de paredes rígidas.

  • Paredes blandas (softwall) o modulares: destacan por ser una solución económica, portátil, expandible y sencilla de armar y desarmar. Todo sin sacrificar la efectividad final.
  • Paredes rígidas: claramente son más duraderos y confiables. Todos los componentes son ensamblados y probados en la fábrica antes de ser enviados al comprador, para comprobar su funcionamiento.

En cualquiera de los casos, la empresa interesada en adquirir alguno de éstos, debe considerar que los cuartos limpios deben funcionar correctamente 24 horas al día, los 365 días del año. Esta situación implica costos considerables de mantenimiento… hay que estar preparados para asumirlos de manera regular.

En nuestro país, los cuartos limpios son una industria en expansión y gran demanda que requiere forzosamente de la especialización de los involucrados —tanto en el montaje como en la operación— a fin de profesionalizar el ramo y garantizar el éxito de las firmas que los emplean en su cadena de valor y garantizar al comprador final productos de la más alta calidad.

Cuartos Limpios, Ambientes libres de partículas en el aire

Cuartos Limpios

Para empezar, debemos decir que los cuartos limpios son ideales para el óptimo funcionamiento de los sectores médico, farmacéutico, electrónico y, por supuesto, alimenticio, ya que su principal objetivo es ofrecer habitaciones —de distintas dimensiones— esterilizadas y con altos niveles de desinfección en el ambiente.

Este tipo de instalaciones garantiza la calidad, frescura y sanidad, por mencionar algunas características, de los productos o servicios ofrecidos por estas industrias que en la mayoría de los casos incluyen hospitales, restaurantes y tiendas de conveniencia, por citar algunos ejemplos.

Otra función importante de dichos espacios es controlar factores alternos como lo son la temperatura, humedad, los patrones de flujo y la circulación del aire, así como la presión existente en el entorno.

 

Fuentes de partículas en los cuartos limpios 

Hasta la fecha, se ha comprobado que los contaminantes o partículas suspendidas que combaten los cuartos limpios se pueden agrupar en dos grandes categorías:

  • Por un lado, provienen de puertas, ventanas o huecos en los muros, piso y techo; por el otro, entran a través de los conductos del aire acondicionado, que es la principal fuente de partículas nocivas.

Este rubro también incluye al personal humano e instrumentos que tienen acceso constante al interior; es decir, que entran y salen del cuarto.

  • Internas: incluyen las instalaciones mismas (aparatos, tuberías, apagadores, picaportes, etcétera) y los productos almacenados que permanecen al interior durante largos periodos de tiempo.

En este caso, los especialistas en la materia deben asegurarse de que la maquinaria y equipo al interior no generen o aumenten los contaminantes presentes (como resultado de la fricción, descomposición o reacciones químicas).

Cuartos limpios   Cuartos limpios

Clasificación

La Organización Internacional de Normalización (ISO 14644), en colaboración con la United States Federal Standard 209E (FS 209), sostiene que a nivel mundial los cuartos limpios se clasifican de acuerdo con la pureza existente en el aire al interior.

Los organismos antes citados coinciden en que los filtros empleados más comunes en el ámbito internacional son los de alta eficiencia para partículas (HEPA) y los filtros de penetración de aire de súper baja (ULPA).

El sistema se elije con base en la cantidad de partículas existentes que se desee combatir, ya que el objetivo es eliminarlas y balancear el ambiente a fin de cumplir con los estándares mundiales ya establecidos.

En este sentido, las categorías más comunes son:

  • Convencional: también llamados “turbulentamente ventilados”, se distinguen del resto porque el aire purificado es esparcido por medio de difusores o filtros suspendidos firmemente en lo alto (de arriba hacia abajo).
  • Flujo unidireccional: se le conoce como “flujo laminar”. En éste el suministro recorre un circuito de filtros del alta eficiencia distribuidos en una misma dirección (están direccionados estratégicamente). Según las fuentes consultadas, se trata del tipo de cuarto limpio más riguroso y esterilizado; también es el de mayor demanda por parte de las distintas industrias.
  • Flujo mixto: de manera simultánea y combinada, utiliza los mismos principios de los dos cuartos limpios anteriores con resultados óptimos garantizados.
  • Micro-ambiente: recurre a un sistema de flujo de aire turbulento (no unidireccional, sino disperso) y flujo laminar (unidireccional). Requiere una adecuada planeación a fin de cubrir hasta el más mínimo espacio de la estancia.

Sin importar el esquema ideal para cada cuarto limpio, es necesario establecer que el aire empleado tiene dos propósitos; el primero es diluir o eliminar las concentraciones de partículas, y el segundo es lograr extraerlas de la atmósfera de forma definitiva. Al mismo tiempo, el objetivo del aire esterilizado introducido es evitar que las partículas se estanquen o acumulen y contaminen el entorno.

 

Los cuartos limpios satisfacen distintas necesidades

Los avances tecnológicos y técnicos permiten que hoy en día las características de los cuartos limpios sean flexibles y completamente modificables para extenderse, moverse o reducirse con facilidad. Tan es así que una subdivisión de éstos son los cuartos limpios de paredes blandas, y otra son los de paredes rígidas.

  • Paredes blandas (softwall) o modulares: destacan por ser una solución económica, portátil, expandible y sencilla de armar y desarmar. Todo sin sacrificar la efectividad final.
  • Paredes rígidas: claramente son más duraderos y confiables. Todos los componentes son ensamblados y probados en la fábrica antes de ser enviados al comprador, para comprobar su funcionamiento.

En cualquiera de los casos, la empresa interesada en adquirir alguno de éstos, debe considerar que los cuartos limpios deben funcionar correctamente 24 horas al día, los 365 días del año. Esta situación implica costos considerables de mantenimiento… hay que estar preparados para asumirlos de manera regular.

En nuestro país, los cuartos limpios son una industria en expansión y gran demanda que requiere forzosamente de la especialización de los involucrados —tanto en el montaje como en la operación— a fin de profesionalizar el ramo y garantizar el éxito de las firmas que los emplean en su cadena de valor y garantizar al comprador final productos de la más alta calidad.

Cuartos Limpios, Ambientes libres de partículas en el aire

Cuartos Limpios

Para empezar, debemos decir que los cuartos limpios son ideales para el óptimo funcionamiento de los sectores médico, farmacéutico, electrónico y, por supuesto, alimenticio, ya que su principal objetivo es ofrecer habitaciones —de distintas dimensiones— esterilizadas y con altos niveles de desinfección en el ambiente.

Este tipo de instalaciones garantiza la calidad, frescura y sanidad, por mencionar algunas características, de los productos o servicios ofrecidos por estas industrias que en la mayoría de los casos incluyen hospitales, restaurantes y tiendas de conveniencia, por citar algunos ejemplos.

Otra función importante de dichos espacios es controlar factores alternos como lo son la temperatura, humedad, los patrones de flujo y la circulación del aire, así como la presión existente en el entorno.

Fuentes de partículas en los cuartos limpios 

Hasta la fecha, se ha comprobado que los contaminantes o partículas suspendidas que combaten los cuartos limpios se pueden agrupar en dos grandes categorías:

  • Por un lado, provienen de puertas, ventanas o huecos en los muros, piso y techo; por el otro, entran a través de los conductos del aire acondicionado, que es la principal fuente de partículas nocivas.

Este rubro también incluye al personal humano e instrumentos que tienen acceso constante al interior; es decir, que entran y salen del cuarto.

  • Internas: incluyen las instalaciones mismas (aparatos, tuberías, apagadores, picaportes, etcétera) y los productos almacenados que permanecen al interior durante largos periodos de tiempo.

En este caso, los especialistas en la materia deben asegurarse de que la maquinaria y equipo al interior no generen o aumenten los contaminantes presentes (como resultado de la fricción, descomposición o reacciones químicas).

Cuartos limpios

Cuartos limpios

Clasificación

La Organización Internacional de Normalización (ISO 14644), en colaboración con la United States Federal Standard 209E (FS 209), sostiene que a nivel mundial los cuartos limpios se clasifican de acuerdo con la pureza existente en el aire al interior.

Los organismos antes citados coinciden en que los filtros empleados más comunes en el ámbito internacional son los de alta eficiencia para partículas (HEPA) y los filtros de penetración de aire de súper baja (ULPA).

El sistema se elije con base en la cantidad de partículas existentes que se desee combatir, ya que el objetivo es eliminarlas y balancear el ambiente a fin de cumplir con los estándares mundiales ya establecidos.

En este sentido, las categorías más comunes son:

  • Convencional: también llamados “turbulentamente ventilados”, se distinguen del resto porque el aire purificado es esparcido por medio de difusores o filtros suspendidos firmemente en lo alto (de arriba hacia abajo).
  • Flujo unidireccional: se le conoce como “flujo laminar”. En éste el suministro recorre un circuito de filtros del alta eficiencia distribuidos en una misma dirección (están direccionados estratégicamente). Según las fuentes consultadas, se trata del tipo de cuarto limpio más riguroso y esterilizado; también es el de mayor demanda por parte de las distintas industrias.
  • Flujo mixto: de manera simultánea y combinada, utiliza los mismos principios de los dos cuartos limpios anteriores con resultados óptimos garantizados.
  • Micro-ambiente: recurre a un sistema de flujo de aire turbulento (no unidireccional, sino disperso) y flujo laminar (unidireccional). Requiere una adecuada planeación a fin de cubrir hasta el más mínimo espacio de la estancia.

Sin importar el esquema ideal para cada cuarto limpio, es necesario establecer que el aire empleado tiene dos propósitos; el primero es diluir o eliminar las concentraciones de partículas, y el segundo es lograr extraerlas de la atmósfera de forma definitiva. Al mismo tiempo, el objetivo del aire esterilizado introducido es evitar que las partículas se estanquen o acumulen y contaminen el entorno.

 

Los cuartos limpios satisfacen distintas necesidades

Los avances tecnológicos y técnicos permiten que hoy en día las características de los cuartos limpios sean flexibles y completamente modificables para extenderse, moverse o reducirse con facilidad. Tan es así que una subdivisión de éstos son los cuartos limpios de paredes blandas, y otra son los de paredes rígidas.

  • Paredes blandas (softwall) o modulares: destacan por ser una solución económica, portátil, expandible y sencilla de armar y desarmar. Todo sin sacrificar la efectividad final.
  • Paredes rígidas: claramente son más duraderos y confiables. Todos los componentes son ensamblados y probados en la fábrica antes de ser enviados al comprador, para comprobar su funcionamiento.

En cualquiera de los casos, la empresa interesada en adquirir alguno de éstos, debe considerar que los cuartos limpios deben funcionar correctamente 24 horas al día, los 365 días del año. Esta situación implica costos considerables de mantenimiento… hay que estar preparados para asumirlos de manera regular.

En nuestro país, los cuartos limpios son una industria en expansión y gran demanda que requiere forzosamente de la especialización de los involucrados —tanto en el montaje como en la operación— a fin de profesionalizar el ramo y garantizar el éxito de las firmas que los emplean en su cadena de valor y garantizar al comprador final productos de la más alta calidad.